viernes, 10 de octubre de 2008

Un día sin horas...

Llevo varios días escuchando una caja musical
Me senté a escuchar
mientras mi orgullo quedaba debajo
de una soberbia inculta
de algo que no tiene motivo
porqué no esta
y no pienso lograr.

El pesimismo me comía las ganas
y un miedo profundo
me oprimía el pecho y el estomago

A veces es necesario respirar
Y darte cuenta de la realidad

Ella no esta y a veces
quisiera volverla a escuchar
Nadie lo sabe y un profundo silencio
se apiada de la caja de cristal.

A veces
me encuentro
en un cuarto gritando a voces
murmullos que
salen
entran y vuelven a quemar

Lo deje encerrado en el cajón
y a veces lo necesito desde donde estoy

Lo necesité y lo olvide

Me siento patéticamente soberbia
cerré mis oídos a los demás
y no pienso escuchar nada mas

No lo quiero
lo detesto
pero siento unas ganas inmensas de querer.
de sentir algo más que palabras.


Además de una furia intensa.
Nada vuelve a estar igual...

Mientras a veces
o casi siempre
me da miedo olvidar.

1 comentario:

sandra dijo...

Q lindo es seguir tus letras llenas de cosas lindas.
Buena semana.
Saludos.