martes, 23 de junio de 2009



Mientras el escribir me revienta el estomago
y la comida ya no forma parte de mi...
eh entrado en transe.
Algún día el cielo expondrá el frío invierno y podré volver a vivir.
Mientras tanto el calor me comerá el cerebro
y esperaré con ansiedad el día en el que mi cabello volverá a verse normal.

2 comentarios:

Luisz dijo...

Divertido y agraz.

Suerte con lo del cabello, ¿mostrarás una foto?


Saludos.

Mıss Psycho. dijo...

y a mí el frío es el que me come el cerebro :(
come un helado, muñeca :)